NUEVO CODIGO  CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION (CCCN).-

1.- CONVENCIONES MATRIMONIALES.-

A partir del 1 de agosto de 2015, entró en vigencia el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación. Entre las novedades más destacables puede mencionarse, respecto a que los futuros esposos pueden hacer convenciones previo a la celebración del matrimonio. Dichas convenciones, tal como lo prescribe el art. 446 del CCCN., pueden tener como objeto “ a) la designación y avalúo de los bienes que cada uno lleva al matrimonio; b) la enunciación de las deudas; c) las donaciones que se hagan entre ellos; d) la opción que hagan por alguno de los regímenes patrimoniales previstos en este Código”, siendo dos los regímenes patrimoniales a saber: 1) Régimen de Comunidad de Ganancias, previsto en  el art. 463 del CCCN y 2) Régimen de Separación de Bienes, previsto en el art. 505 del CPCCN. Tales convenciones deben ser hechas por escritura pública al igual que sus modificaciones, y para que produzcan efectos respecto de terceros deberán  ser anotadas marginalmente en el acta de matrimonio. Asimismo las referidas convenciones son de vital importancia durante el matrimonio o al momento de la disolución del mismo, atento a que permite precisar lo que corresponde a cada cónyuge.-

2.- DIVORCIO.-

En cuanto al divorcio, si bien el mismo puede concretarse por pedido de ambos cónyuges ante el juez que intervenga, también podrá concretarse a pedido de uno solo de ellos, es decir por voluntad unilateral del cónyuge solicitante. Asimismo en ambos casos como requisito indispensable, dicha petición de divorcio deberá ir acompañado de una propuesta que regule los efectos  derivados del referido divorcio. Tal propuesta debe contemplar-según lo prescribe el art. 439 del CCCN- cuestiones vinculadas a la atribución de la vivienda, la distribución de los bienes, eventuales compensaciones económicas, al ejercicio de la responsabilidad parental y la prestación alimentaria, pudiendo también contener toda otra cuestión de interés para los cónyuges y el grupo familiar;  en caso que dicha propuesta sea acordada por los conyúges a divorciarse, la misma previo a su homologación por el juez interviniente, se convertirá en el convenio regulador que regirá los derechos y obligaciones producto de lo acordado, y aun no habiendo acuerdo, la setencia de divorcio será dictada, sin perjuicio de abrirse en ese caso el proceso judicial para resolver lo referente al acuerdo.-